4/8 EL APEGO AL DINERO

Vivir apegados al dinero nos hace permanecer en la mentalidad de la escasez (ves a la mentalidad de la abundancia). Tener apego a algo quiere decir aferrarse a ello creyendo que es la situación que produce, cuando sólo es una representación de tantas. Esto impide la consecución de la circunstancia por otros medios, anclándonos en la lamentación e impidiendo el alcance de nuestra meta. Apegarse al dinero es aferrarse a él creyendo que el dinero que se va, nunca volverá.

Te he demostrado en anteriores artículos que el dinero es energía y siguiendo el principio de la termodinámica: la energía ni se crea ni se destruye sino que se transforma. El dinero está en constante movimiento, por un lado sale y por otro entra. El dinero que se pierde, puede recuperarse. Pero hay una idea generalizada de que el dinero perdido no puede ganarse de nuevo, pensada con mentalidad de la escasez, que nos hace gastar energía en la queja en vez de buscar otras formas de recuperarlo.

Creemos que el dinero es finito y, sin embargo, creemos que el tiempo es infinito: «ya lo haré», «lo dejo para más adelante», «tiempo al tiempo», etc. cuando es totalmente al revés. El tiempo NO se recupera nunca, el dinero SÍ. Por eso es tan importante tomar acción en el momento presente, no procrastinar y encontrar el modo de generar riqueza (más adelante veremos fórmulas para multiplicar el dinero).

Ahorrar es trabajar desde la escasez porque «guardamos para cuando no haya». El dinero debe estar en constante movimiento para que la energía fluya y no bloquearla. Con esto no quiero invitarte a gastar, quiero recomendarte invertir. Porque las empresas no gastan, las empresas invierten.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *