4/8 CLARIDAD: GUÍA

El emprendedor debe partir con una misión, la de servir a los demás, una visión, el servicio del que quiere vivir y un camino, el que seguirá para hacer su sueño realidad. Y después qué? Sólo falta disfrutar del viaje, que será más cómodo si contamos con una guía. Y sabes quién puede ser tu mejor guía? Alguien que ya está en el punto donde tú quieres llegar.

Esto puede resultar obvio pero muchas veces preferimos dejarnos guiar por las personas que están en el mismo lugar que nosotros, en el punto de partida. Entonces los consejos suelen ser: «no vayas por ahí que te puedes perder», «no montes un negocio que están las cosas muy mal», «mejor quédate aquí con un trabajo estable y no te lances a la aventura». Y no es que quieran esfumar tus deseos, sino que no comparten tu objetivo, su meta no es la misma que la tuya, y no ven el camino.

Tampoco debes guiarte por gente que está en el mismo punto del camino porque a veces te muestran atajos que resultan ser callejones sin salida. Ya sabes, si alguien te promete ayudarte a alcanzar tus objetivos sin esfuerzos y en tiempo récord, seguramente será «un lobo con piel de cordero». Nadie dijo que el camino fuese fácil pero todos afirmamos que la meta compensa.

Si estás dudando en abandonar tu viaje, busca a alguien que ya esté en el destino y pídele consejo, los emprendedores estamos para ayudarnos los unos a los otros. Recuerda que cuánto más difícil sea recorrer el camino, mejores consejos podrás dar a las personas que vengan detrás… y eso es muy gratificante.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *