6/8 OBJETIVO: TU SITIO

Lo primero de todo es fijar un objetivo para, sin apartar la vista de él, siempre vayamos en la dirección adecuada: no importa cuánto tardemos, no importa si nos perdamos, no importa cuantas veces tengamos que volver al punto de partida; lo importante es llegar a la meta. Aunque existen algunos atajos que te voy a desvelar a continuación:

Hay un error común cuando montamos un negocio, especialmente si se trata de servicios digitales, y es querer llegar a todo el mundo. En el mundo de los negocios hay muchos «tiburones» que pueden devorarnos si nos adentramos en su terreno. Tanto si estamos empezando como si una crisis económica nos obliga a reinventarnos buscando vías de negocio alternativas, no debemos sumergirnos en el océano si no buscar nuestro propio estanque. No podemos ser el pez más grande del océano (lo son las grandes marcas, las multinacionales) pero sí podemos ser el pez más grande del estanque.

Para ello, pensemos en nuestro cliente ideal, en cuáles son sus problemas y en qué solución podemos ofrecerle. Debemos ser muy específicos, cuánto menor sea el número de personas con esa dolencia, más probabilidades tenemos de ser los únicos que ofrecen soluciones. Ahí está nuestro valor añadido, la misión de emprender que comentábamos en artículos anteriores. Para atraer a los clientes, hay que emitir las vibraciones adecuadas porque atraemos a personas que vibran en la misma frecuencia (ver artículos sobre ley de la atracción) y esto sólo es factible si conectamos con ellos, con sus necesidades.

Centrarse en lo que uno es, los estudios que posee y la preparación que tiene, es trabajar desde el «ego». Si nos centramos en lo que podemos hacer por los demás, trabajaremos desde el «alma», que es nuestra verdadera esencia despojada de etiquetas. Busca un estanque donde haya «pececitos» a los que puedas ayudar y conviértete en el referente más valorado de tu sector.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *