11/16 LEY DE LA ATRACCIÓN: VIBRACIÓN

Atraer aquello que queremos a nuestras vidas nada tiene que ver con la telequinesia, es simplemente lograr que suceda lo que deseamos, que ocurra lo que queremos que nos pase, que llevemos la vida que queremos llevar. Tampoco tiene por qué tratarse de suerte, pues podemos trabajarlo. Veamos cómo…

Las personas emitimos vibraciones (algunas buenas y otras malas) y esta vibración debe estar en sintonía con lo que queremos transmitir, nos tenemos que sintonizar con ello como si de un aparato de radio se tratase. Pero no basta con pensar en la meta que vamos a alcanzar (esto sí que sería por arte magia), va más allá: hemos de creerlo, es preciso sentirlo. Una vez «nos vemos» en la meta, es más fácil llegar a ella. Te aseguro que si no «te ves» allí , o sea, no te crees capaz de alcanzarla, nunca llegarás. Porque eso significaría ir en contra de tus propias convicciones y acabarías boicoteándote a ti mismo. Para alcanzar tu objetivo, debes sintonizarte con él. Pero sólo se logra estando en sintonía: cree fervientemente lo que piensas con firmeza.

La ley de la atracción es esto: no quiere decir pensar en algo y que esto pase, como si de una videncia se tratara, se refiere a sentir algo como una verdad tan cierta, que propiciemos su acontecimiento. En el próximo artículo veremos las pautas para conseguirlo de forma práctica.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *