8/8 LIBERTAD FINANCIERA

Me sorprende escuchar a algunas personas diciendo que la seguridad financiera es lo contrario a la libertad financiera. La seguridad la relacionan con la estabilidad mientras que la libertad la asocian al riesgo. ¿Es que acaso hay algo que aporte mayor seguridad que la propia libertad?

Parece que algunos se sienten más seguros cuando su economía depende de otros (que tu jefe te pague el salario) que cuando su sueldo depende de ellos mismos porque se sienten inseguros… quieren mantenerse en su zona de confort. Y es que permanecer entre los barrotes de una cárcel (privado de libertad) sin duda es estar en un lugar seguro.

Emprender significa partir en busca de la libertad financiera pero si eres esclavo de tu empresa nunca la encontrarás. Ser libre implica poseer unos ingresos recurrentes que garanticen cubrir los gastos fijos. Pero si nos empeñamos en ir aumentando los gastos, cada vez dificultamos más su cobertura.

Muchos primero se endeudan para montar su negocio (para más inri piden un crédito) después se llenan de gastos hasta el cuello (encima lo llaman inversión), y por último son incapaces de solventarlos. Al final, por desgracia para todos, varios tienen que cerrar porque en un año no les ha dado ni para pagar los intereses.

No empecemos la casa por el tejado, los negocios también deben asentarse sobre unos cimientos fuertes. La clave es reducir los gastos a la mínima expresión y buscar ingresos para cubrirlos, por este orden. Porque, efectivamente, cuanto menores sean los gatos ¡más fácil será cubrirlos!

Te propongo algo: elimina ahora mismo tus gastos superfluos hasta quedarte con lo mínimo indispensable (cancela esa suscripción que ya no atiendes, aunque te de pereza cambia de compañía telefónica si hay otra más barata, etc.) y verás lo bien que te sientes después. Si te animas, házmelo saber en los comentarios.

A veces es necesario sanear las cuentas bancarias eliminando algún gasto para que tengan mayor equilibrio y la energía del dinero fluya, en algunos casos hasta llegando a recibir después algún cobro pendiente que estaba bloqueado. De todos modos, olvidando los gastos y centrándote en los ingresos podrás atraer el dinero a tu vida como un verdadero imán.

Ya sabes cómo, lo hemos visto a lo largo de las publicaciones de este blog:
Elimina las creencias limitantes sobre la riqueza,
estudia los hábitos de consumo de los millonarios y
desarrolla una mentalidad de la abundancia.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *