4/4 MENTALIDAD EMPRESARIAL

Si bien la vida es una constante toma de decisiones, el devenir empresarial es una negociación continua: con clientes, con proveedores, con colaboradores… Puede resultar difícil sumar ingresos sin restar gastos.

¿Cuál es la mentalidad adecuada para los negocios? Sin duda, la mentalidad empresarial. Pero a menudo la cargamos de connotaciones negativas cuando la asociamos a una mente fría y calculadora. Cuando la mentalidad empresarial no es otra que la mentalidad de la abundancia, más conocida como mentalidad win win, que queda más profesional.

La mentalidad de la abundancia cree que el bien está disponible para todo el mundo como el aire que respiramos, que no es un recurso finito. Es decir, el que uno gane no provoca que otro pierda, todos podemos ser vencedores. La mentalidad de la escasez, por el contrario, piensa «como tú tienes, entonces yo no tengo» y te culpa por ello. Así imposible negociar.

La clave para adquirir una mentalidad abundante es el desapego. Cuando nos apegamos a algo, a un proyecto fracasado por ejemplo, estamos pensando con una mente de escasez porque consideramos que ese proyecto era la única forma para conseguir el éxito, cuando en realidad existen diferentes maneras de alcanzarlo.

Si deseas triunfar en los negocios debes adquirir una mente abundante, desapegarte de los fracasos y entender que el éxito es un bien que está disponible para todo el mundo como el aire que respiramos. El que nuestros compañeros sean exitosos no impide que lo seamos nosotros, alegrémonos por ellos y también ganaremos.

2 Comments

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *